Club Atlético Almería

Historial del Club Atlético Almería

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Atlético Almería
  • Ciudad: Almería
  • Provincia: Almería
  • Comunidad Autónoma: Andalucía
  • Fecha de constitución: 26 de febrero de 1947
  • Fecha de federación: 26 de febrero de 1947

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unión Deportiva Almería (1989-1953)
  • Club Atlético Almería (1953-1960)

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 1957/58

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio de la Falange
  • Año de inauguración: 21 de abril de 1946
  • Cambios de nombre:
  • Estadio de la Falange (1946-1977)
  • Estadio de la Juventud (1977-2019)
  • Estadio Emilio Campra (2019- )
  • Capacidad: 10.000 espectadores

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio de la Falange (1947-1960)

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL CLUB ATLÉTICO ALMERÍA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB ATLÉTICO ALMERÍA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN ALMERÍA:

Entró el fútbol en la ciudad de Almería a través del puerto durante los primeros años del pasado s. XX, cuando los marineros de los buques ingleses lo practicaban en sus ratos de ocio junto al Andén de Costa. Lo que en principio crea reticencias entre los jóvenes locales, pronto es tomado con entusiasmo y se pasa de ver encuentros sólo entre extranjeros, a la práctica efectiva por parte de los almerienses. Así pues, el primer testimonio lo encontramos en un anuncio de la Feria de 1907 en la que se proclama un partido de “foot-ball” en el citado Andén.

Sin embargo, el fútbol organizado surge en abril de 1909 cuando un grupo de muchachos intrépidos crea el Almería Foot-ball Club, sociedad esta quien empieza con camiseta roja y pantalón negro, para en 1914 pasar a emplear camisa rojiblanca con pantalón azul. El fervor creativo no se detiene ahí y pocos meses después nace el Almería Sporting Club, fuerte entidad rival de la anterior, que viste camisa blanca con pantalón negro. Son estos aún años de fuerte protagonismo taurino por cuando existe una gran tradición, pero el fútbol poco a poco va cautivando adeptos. Así, en 1914 se añade un nuevo club, el Athletic Club de Almería, de efímera vida pues desaparece hacia 1918. Hasta este mencionado año de 1918, los tres clubs juegan numerosos partidos entre sí, pero a partir de esta fecha resulta ya más emocionante para la afición el poder jugar con entidades forasteras.

En la década de los veinte, el Almería S.C. viste ya de rojiblanco con pantalón negro y su rivalidad con el Almería F.C. emprendida desde hace unos años durará hasta 1925 aproximadamente, cuando este último desaparece. El club sportinguista es tras este desenlace el más importante en la localidad y llega a estar inscrito en la Federación Sur, hasta que en 1928 la llegada del profesionalismo acaba con su existencia.

Almería permanece tres largos años sin fútbol organizado, aunque se sigue jugando de manera no oficial, y no es hasta el 15 de noviembre de 1931 cuando se funda el Atletic Foot-ball Club, siendo su presidente Carlos Amigó Barberá. El Atletic F.C. adquiere lentamente protagonismo y en breve se convierte en el club más importante de la ciudad sumando una cantidad de socios que le permite mantenerse en activo. Su progresión deportiva es importante, pero lo será todavía más cuando en 1933 se le una la afición que seguía al C.D. Ferroviario, una sociedad constituida el 24 de septiembre de 1929 e inscrita en 1931 que, con un buen nivel, se había disuelto recientemente.

Convertido el club atlético en el máximo representante local y dado el interés en que se conozca su procedencia, la tradicional denominación Atletic F.C. es convenientemente modificada en 1933 cuando, mediante un cambio de Estatutos, se adopta la de Athletic Club de Almería. La directiva se empeña en llevarlo a Competición Nacional y gracias al mecenas Juan Rubio se consigue entrar en Tercera División durante la temporada 33/34. En esta campaña se está a punto de ascender a Segunda División, pero decisiones federativas inimaginables lo impiden. En la temporada 34/35, después de crearse por parte de la Federación Española los Campeonatos Superregionales, el Campeonato de Tercera División que venía ejerciendo como torneo eliminatorio para dilucidar qué clubs ascendían a Segunda División deja de existir y el Athletic Club de Almería, lejos de poder competir en estos campeonatos donde se deben hacer muchos kilómetros, se ve abocado a participar en Primera Regional. A consecuencia de la pérdida de atractivo deportivo, la asistencia habitual de público es cada vez más escasa mientras los problemas económicos toman cuerpo llegando a límites insuperables y en enero de 1935, sin acabar la campaña y sin posibilidades reales de revertir la situación, desaparece sumido en grandes deudas. El relevo lo toma la U.D. Almeriense en febrero de 1935 con jugadores procedentes del antiguo Athletic Club de  Almería, pero la llegada de la Guerra Civil impide que llegue a materializarse su carrera.

Finalizado el conflicto bélico y coincidiendo con el mes de abril de 1939, los señores Manuel Martínez, Luis Pérez y Juan Espinar constituyeron el Club Recreativo de Almería contando de inmediato con el beneplácito del Gobernador Civil de la provincia, Rodrigo Vivar Téllez, paso que les abrió las puertas para convertirse en el representante almeriense atrayendo el ingreso de comerciantes y entidades oficiales. No fue sin embargo el único club y junto a este surgieron otros, aunque sin el mismo apoyo, caso del España Deportiva, el Grupo de Empresa Lanchafri, el equipo local del S.E.U. y el Frente de Juventudes de Almería.

Pasados los meses, a inicios de 1941 el politizado Club Recreativo de Almería no contaba con el apoyo de la población por diversos motivos, uno de ellos su predilección por la tauromaquia, pensando las autoridades en poner al frente a personas de prestigio que tirasen del carro, pero ni así hubo éxito y antes de llegar el verano el club se había disuelto.

Dadas las circunstancias, entre 1942 y 1943 Almería carece de un club importante que la represente y menos aun con cierto nivel deportivo, motivo por el cual tanto la ciudad como su provincia carecen de un club en el aperturista campeonato de Tercera División que el Gobierno pretende convertir en el gran torneo de los clubs modestos dándole el cariz de Liga y permitiendo su implementación en todas las regiones. Perdida la ciudad en muchos clubs de escaso peso, al final de la temporada 45/46 por fin uno de ellos, el C.D. Ferroviario, una sociedad constituida en 1942 bajo el nombre de Almería Club Deportivo y que nada tiene que ver con la sociedad disuelta en 1933, asciende a Tercera División causando la alegría tanto de aficionados como autoridades. El nombre de la sociedad, muy poco identificativo, no termina de convencer y las autoridades, preocupadas porque Almería disponga de un club importante y reconocible, median para que se adopte el de Almería Club de Fútbol, denominación con la cual se compite en la temporada 46/47 dentro del Grupo XII donde participan clubs norteafricanos y gaditanos preferentemente más el C.D. Antequerano sin éxito al ser décimo y colista. Para su fortuna, una ampliación de los grupos por parte de la Federación Española de diez a catorce participantes, le salva de un descenso a Primera Regional por otra parte inevitable.

HISTORIA DEL CLUB:

1947 – 1950

Finalizado en la primera semana de enero de 1947 el campeonato del Grupo XII de Tercera División de la temporada 46/47 donde el Almería C.F. había terminado perdiendo la categoría y restando todavía meses hasta que la Federación Española decidiera ampliar en número la participación de los grupos, otro club en la ciudad estaba adquiriendo un notable protagonismo y creciendo a pasos agigantados; el Náutico Almería C.D.

Fundada a principios del siglo XX por Vicente Aznar Verón, la empresa Vicente Aznar S.L. que venía dedicándose a la fabricación de motores, maquinaria y componentes eléctricos, gracias a su dinamismo tras la guerra adquirió una gran fuerza llevándole a constituir en 1945 el Grupo de Empresa Moto-Aznar, proporcionando a sus empleados un Hogar del Productor en el que había dos equipos de fútbol con personal de talleres y oficinas, además de equipos de billar y natación. Dirigida la empresa desde 1944 por José Aznar Jurado, ligado a Educación y Descanso el G.E. Moto-Aznar compitió uniformado con camisa blanquiazul y pantalón azul durante la temporada 45/46 en el campeonato provincial sin demasiado éxito pero consciente de que, con unos arreglos, podía llegar más lejos. En 1946, junto a la carretera de Níjar, invirtió y construyó un magnífico terreno de juego denominado Campo de Moto-Aznar con capacidad para ocho mil localidades alcanzándose la importante cifra de dos mil socios, tras lo cual, para poder competir en Primera Regional por condiciones de campo y masa social, se desligó en agosto de Educación y Descanso quedando inscrito en la Federación Regional del Sur con el nombre de Náutico Almería C.D. al estar la directiva muy bien relacionada con la Marina.

Presidido inicialmente desde su fundación por el comandante de la Marina, José María Guitián y desde febrero de 1946 por José Aznar Jurado, la campaña 46/47 en la Primera Regional del Grupo Almería-Granada fue sobresaliente y en octubre de 1946 se proclamó campeón con cinco victorias y una sola derrota, accediendo a la Fase Intermedia para tratar de ascender a Tercera División. Exultante por su título, la directiva del Náutico Almería C.D. no quería saber nada de una posible fusión con el Almería C.F., todo lo contario que los directivos de este último club, muy tocados por el descenso, intercediendo entonces el Gobernador provincial, Manuel Urbina Carrera. Entusiasmado éste con la posibilidad de contar con un gran club que compitiera en Tercera División y poder así acceder a Segunda División, desde Gobernación se hizo todo lo posible e imposible por unir ambos clubs llegándose en febrero al acuerdo de constituir uno nuevo mientras, para terminar la temporada, se les permitía a ambos seguir empleando sus respectivos nombres y entre paréntesis el nuevo.

El 26 de febrero de 1947 quedaba constituido definitivamente la Unión Deportiva Almería por unir a los dos principales clubs de la ciudad, formándose una Junta Directiva en la que José Aznar Jurado era presidente, Alfredo Esteller Rodríguez vicepresidente, Pedro Martínez Romero ejercía de contador y José Villalobos Valdivia de tesorero decidiéndose, por unanimidad, que la nueva sociedad vistiera camisa rojiblanca con pantalón azul y en el escudo figurasen esos colores y la simbología del escudo municipal además de emplear como terreno el Estadio de la Falange, un recinto inaugurado el 21 de abril de 1946 de muy reciente construcción.

Debutante pues ocupando la plaza que había venido ocupando el extinto Almería C.F. en Tercera División, la temporada 47/48 se le presentó a los rojiblancos como un desafío en el Grupo VII participado por clubs entonces pertenecientes a la Federación Murciana que incluía a gran parte de Alicante, Murcia y Albacete más algunos clubs jiennenses concluyendo en séptimo puesto mientras que, en la campaña 48/49 y siguiendo en el mismo grupo, se terminó en quinto puesto pero bajo la presidencia de Manuel Rodríguez Jerez, Delegado Provincial de Sindicatos. Reestructurada la Tercera División para la edición 49/50, la U.D. Almería pasó al Grupo V donde competían los clubs andaluces y norteafricanos resultando un torneo muy discreto que no gustó a nadie en el que se ocupó la decimosegunda plaza, demasiado lejos de la cabeza.

1950 – 1960

Con el cambio de década llegaron cambios en la cúpula rojiblanca siendo elegido presidente Rafael Molina García. La U.D. Almería, acostumbrada a cambiar de acompañantes, pasó al Grupo VI siguiendo con andaluces y norteafricanos pero con mejor resultado pues, cuarto en la clasificación, tan solo cuatro puntos le separaron del primer puesto y de disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División como se soñaba desde su creación. En la campaña 51/52 Lorenzo Gallardo Gallardo ocupó el puesto de Molina García estrenándose con buen pie ya que, continuando en el mismo grupo, resultó tras un magnífico campeonato subcampeón a dos puntos del Real Jaén C.F. después de mantener un intenso mano a mano.

Después de tan buen ejercicio, para la sesión 52/53 se depositaron muchas esperanzas en hacer algo grande pero la pérdida de algunas piezas clave en la plantilla derrumbó el proyecto y la novena plaza fue un fracaso. En 1953, con el acceso a la presidencia de Bernardo Ortega Andújar, el club cambió de denominación adoptando el de Club Atlético Almeríaal pretender recordar el título de aquel club que, durante los años treinta, tan buen sabor de boca dejó. No fue el único cambio pues, en cuanto al pantalón, se permutó del negro al azul. En lo que respecta a la Liga, el Grupo VI recogió hasta dieciocho participantes, muchos de ellos de enjundia, debiéndose conformar con el octavo puesto empatado a puntos con otros dos equipos. El año 1953 también marcó otra fecha histórica dado que el Seminario Diocesano de Almería adquirió unos terrenos junto al Campo de Moto-Aznar para construir un nuevo edificio pasando este recinto deportivo a formar parte de la obra religiosa, instalación que en lo sucesivo sería foco del paso de numerosos conjuntos amateurs.

En la edición 54/55 se redujeron el número de participantes en los grupos de Tercera División pasando el Club Atlético Almería al Grupo XII compuesto íntegramente por clubs andaluces. Cuartos en Liga no se pudo alcanzar la Promoción de Ascenso, objetivo que sí se atrapó en la sesión 55/56 al quedar subcampeón tras el Córdoba C.F. Clasificado para disputar esta fase eliminatoria, el conjunto rojiblanco ingreso en un grupo de ocho aspirantes quedando en cuarta posición por lo que el ascenso quedó apartado una vez más. La esperada temporada 56/57, ahora en el Grupo XI, no resultó como se esperaba y, en medio de la frustración, pese al dinero invertido en la plantilla el equipo fue sexto. Con la elección en 1957 de Francisco Gómez Angulo como presidente, la suerte de los almerienses al fin cambió. Inmerso en el mismo grupo, ahora con veinte participantes, llegaron nuevos jugadores que dieron una marcha más lo suficientemente importante para terminar primeros. Era su primer título en la categoría y, como campeón, le esperaba la Segunda Eliminatoria y final siendo el rival el Club Getafe Deportivo. El primer encuentro era en casa y el Estadio de la Falange se llenó a rebosar imponiéndose los andaluces por un contundente 5-1 que dejaba la eliminatoria casi sentenciada. En el encuentro de vuelta disputado en la localidad madrileña no hubo lugar para la sorpresa y los rojiblancos volvieron a ganar, en esta ocasión por 0-3 consiguiendo el ansiado ascenso a Segunda División.

El debut del Club Atlético Almería en la tan deseada Segunda División se produjo en la temporada 58/59 en unos tiempos donde la categoría estaba dividida en dos grupos con dieciséis participantes cada uno organizados geográficamente. Ubicado en el Grupo II o Sur con presencia de clubs valencianos, murcianos, extremeños, canarios, andaluces y madrileños, el torneo fue especialmente placentero para los intereses de los rojiblancos pues, lejos de mostrarse dubitativos, con una plantilla de calidad y el técnico Enrique Bescós que fue relevado en la novena jornada por Diego Villalonga, terminaron terceros tras Elche C.F. y Levante U.D. aunque, eso sí, sin opciones reales de conseguir el ascenso a Primera División. En la campaña siguiente, 59/60, después de tan notable estreno había ganas por superar tal plaza y conseguir el ascenso a la élite por lo que, echando mano de la cartera, se contrataron algunos jugadores ilustres. Con el técnico Villalonga había confianza pero, a medida que iba transcurriendo el torneo, el equipo sufría durísimas derrotas en cada desplazamiento lejos del Campo de Falange. Destituido en la jornada veintiuno, Manuel Alfaro «Manolete» se hizo con las riendas pero no enderezó suficientemente el rumbo quedando, incluso, fuera de la Promoción de Permanencia. Decimoquinto, con una junta gestora provisional al cargo durante gran parte del campeonato, empatado a puntos con el Cádiz C.F., descendió a Tercera División.

Consumado el descenso los números del club rojiblanco no cuadraban y fue sometido a una auditoria por la Federación Andaluza que descubrió una importante deuda. Pese a ello, el 26 de julio de 1960 se nombró como nuevo presidente a Francisco Marco Martínez quien al parecer, podía darle continuidad pero, miradas con lupa la cuentas, la situación se confirmó como irreversible. El club desaparecía. Durante su periplo por la categoría de plata pasaron jugadores como Mis, Luisín, Felices, Echarri, Glaría, Quintín, Pepe Jiménez, Luis Jiménez, Liz, Mariscal, Monerris, Javier De Pablos, Chiqui, Loli, Fábregas, León o Juan Arza entre otros.

La ciudad queda huérfana de un club en Categoría Nacional y varias son las entidades que optan a ser el máximo representante local. De entre todos ellos el mejor situado es el Club Hispania Frente de Juventudes, una sociedad que viste camisa roja con pantalón azul, fundada el 2 de septiembre de 1955 y dedicada al fútbol aficionado que milita en Regional. Este club recibe el apoyo municipal y de inmediato parte de sus dirigentes empiezan a trabajar originando el Club Hispania de Almería, una nueva entidad ligada a la anterior que emplea los mismos colores y símbolos, de modo que uno ejerce de matriz y el otro de filial. El Club Hispania de Almería debuta en Primera Regional durante la campaña 60/61 ascendiendo a Tercera División una vez concluida esta, iniciando una carrera deportiva que, una vez más, a consecuencia de una mala gestión económica terminará haciéndolo desaparecer en 1969, ya como C.D. Almería.

Ver fuente